Trastorno del procesamiento auditivo – Qué es y cómo tratarlo?

Los sonidos que los seres humanos percibimos por medio del oído es energía, que se transforma en información eléctrica, para que pueda ser interpretada por el cerebro. Para algunas personas, incluso niños, el proceso de interpretación por parte del cerebro no se realiza en óptimas condiciones, que es lo que se le llama trastorno del procesamiento auditivo.

Ahora te preguntarás ¿Qué es y cómo tratarlo? Para dar respuesta, toda nota de la información relacionada con este padecimiento.

¿Qué es el trastorno del procesamiento auditivo?

Es una enfermedad donde el paciente tiene una audición normal, es decir, no hay anomalías funcionales, pero presenta incapacidad para procesar los sonidos, que es la acción que ejecuta el cerebro. En algunos casos, esta afección es muy difícil de diagnosticar, ya que, se le confunde con un problema de aprendizaje o un trastorno del cerebro.

Esta condición hace que los niños se les dificulte oír, comprender el habla y los sonidos, incluso cuando las diferencias son bastante claras. Ocasionándole problemas en el desarrollo del lenguaje, un alto nivel de distracción, además, incapacidad para seguir instrucciones, lo que generará problemas de conducta y rendimiento académico muy bajo.

Diagnóstico

El especialista que está mejor capacitado para diagnosticar y tratar esta enfermedad son los audiólogos. El diagnóstico generalmente implica una serie de pruebas extensas para confirmar que la audición es normal, para luego realizar exámenes específicos que determinarán el padecimiento.

Tratamiento para el trastorno del procesamiento auditivo

Ya confirmado el diagnóstico, viene la etapa del tratamiento, cada paciente recibe indicaciones totalmente distintas. Un paciente puede variar de apoyo educativo, mientras que, otros se les indica el uso de dispositivos para que pueda escuchar y comprender cuando le hablan. A continuación, los distintos tratamientos que pueden aplicarse a los pacientes:

Terapia de lenguaje

Es una terapia sencilla, se trata en la práctica clara y precisa de sonidos donde se focaliza la palabra. Con ello, se espera que el niño procese mejor y claramente la información.

Discriminación de sonidos

Los niños con esta condición tienden a confundir palabras como: por y par, sol y sos, libro y libre. La discriminación de sonidos se basa en ejercicios de frases cortas para luego, progresivamente ir alargando las oraciones.

Entrenamiento auditivo

En esta terapia se enfatiza la comprensión auditiva a través de juegos y actividades de su interés, para que el niño se distienda y al mismo tiempo aprenda a discriminar los sonidos diferentes.

Audífonos

Se han diseñado unos audífonos que se colocan sobre el hueso, que le permiten al niño escuchar de forma correcta su propia voz. Así, mejorará su atención, concentración y su habla.

Es indispensable el apoyo y paciencia de los padres, maestros y amigos para que el niño aprenda a lidiar con esta condición. Algunos niños con esta afección logran superar esta condición al crecer, porque fueron constante en las terapias.

Aunque el trastorno de procesamiento auditivo es un problema complejo, la participación de los padres representa la mejora del niño. Repasen juntos las técnicas que aprende en cada consulta, infórmele y trabaje en conjunto con el docente de su hijo para obtener los mejores resultados.

Leave a Reply