Qué es la dificultad de la comprensión lectora y cómo tratarla

La comprensión lectora es el complemento más importante del aprendizaje en el desarrollo escolar del niño. Para leer bien, es necesario comprender lo leído. No obstante, algunos niños leen fluido, pero no logran entender nada. A esto se le llama dificultad de la comprensión lectora. Por eso, te interesará saber qué es y cómo tratarla. Por lo tanto, si tu niño tiene problemas con la lectura, descubre las mejores estrategias para que le ayudes.

Qué es la dificultad de la comprensión lectora

Algo muy característico de los niños que tienen dificultad de la comprensión lectora, es que leen de modo claro y decodifican de manera automática, pero, no pueden comprender nada de lo que leen. Algunos de los factores, a los que se le atribuye este padecimiento, es la incapacidad de aplicar estrategias metacognitivas.

En este sentido, cuando los niños no logran superar esta etapa durante los primeros dos años de primaria, durante la secundaria tendrán dificultades. Debido a que, el nivel de exigencia es superior, porque se espera que sean lectores eficientes. Lo que ocasionará un bajo rendimiento académico.

Estrategias para tratar la comprensión lectora

Las siguientes estrategias han sido aplicadas en niños con esta dificultad y su agilidad mental para la lectura mejoró considerablemente:

Realiza conexiones

Conecta lo que tu niño lee con lo que sabe, de esta manera, mejorará su concentración y agudizará su nivel de comprensión. Léale en voz alta y realice sus propias conexiones mientras usted va leyendo. Una conexión podría ser, por ejemplo, un libro que mencione un lugar que hayan visitado durante unas vacaciones.

Haga preguntas

Enséñele a su pequeño que un buen lector siempre cuestiona lo que está leyendo. Para ello, siempre debe hacer preguntas sobre lo que lee. Durante la lectura pregúntele cosas que despierten la curiosidad, como, por ejemplo: ¿Qué estás pensando?

Crea imágenes visuales

Válgase de los 5 sentidos y emociones para darle vida al texto, cree películas mentales, así le será mucho más fácil recordar. Hasta podría pedirle a su pequeño que dibuje lo que está imaginando.

Haz inferencias

Ayuda a tu pequeño a desarrollar esta destreza de la lectura prediciendo lo que pueda pasar en la historia, cuando lea en voz alta. Comienza tu haciéndolo, por ejemplo: Si en el texto dice que el personaje estornudaba con frecuencia, podemos inferir que tenía un resfriado o alergia. Luego invita a tu hijo hacerlo el.

Supervisa su comprensión

Aplica las siguientes estrategias para ayudarlo cuando no comprende algo de la lectura:

  • O que siga leyendo, ¿ahora tiene sentido?
  • Que lea en voz alta.
  • Lea despacio.
  • Observe las ilustraciones.
  • Destaque las palabras confusas.

En conclusión, aunque tu hijo lea de manera fluida, puede que no entienda lo que esté leyendo, de eso se trata la dificultad de la comprensión lectora. La participación de los padres y del docente es fundamental en la ejecución de las estrategias, ya que, le ayudaran al niño a encontrar el significado de la lectura en sus propias palabras. Esto requerirá de tiempo, constancia y recursos para desarrollar la memoria y atención del pequeño, pero, el esfuerzo valdrá la pena.

Leave a Reply