Qué es el trastorno del procesamiento sensorial y cómo tratarlo

¿Has notado que tu hijo reacciona de manera exagerada ante algunas situaciones? O es todo lo contrario, se expone a situaciones extremas y no ve el peligro. Estos 2 escenarios son características notables del trastorno del procesamiento sensorial. El primer paso que debes dar es aprender más de cerca de esta enfermedad y cómo tratarla, para que estés preparado, para toda la ayudar que va a necesitar tu pequeño.

Va a requerir mucha orientación de tu parte, debido a que, este padecimiento puede llegar afectar las habilidades sociales de tu hijo, sobre todo en su salón de clases, por ser niños extremadamente sensibles.

¿Qué es el trastorno del procesamiento sensorial?

Es la incapacidad por parte del cerebro de organizar o procesar bien la información que recibe de los órganos de los sentidos. En otras palabras, los niños con este padecimiento son extremadamente sensibles a cualquier imagen, sabor, textura o aroma. Hoy en día, no se le conoce la causa exacta de este trastorno, algunos estudios señalan que puede ser una enfermedad hereditaria o factores ambientales.

Los niños con esta condición pueden percibir hasta lo más mínimo en su organismo, mientras que, otros niños podrían no sentir absolutamente nada. Sin embargo, ninguno de los 2 extremos es bueno.

Diagnóstico

El trastorno del procesamiento sensorial no puede ser formalmente diagnosticado por no estar en la DSM-V. Pero eso no indica que no debes seguir adelante en averiguar si tu hijo tiene esta enfermedad, realiza lo siguiente:

  1. Realiza un diario conductual del niño, debes escribir todos los síntomas que presente y en qué momento ocurren, se lo más específico posible. Agrégale cualquier comentario que su maestra le puede incluir.
  2. Consulta con su pediatra, infórmale sobre tus sospechas, muéstrale el diario conductual, debería indicarte una serie de exámenes, además de referirte a algún especialista.
  3. Durante la consulta del especialista, indícale todos los detalles en cuanto a la conducta del niño, sobre todo como logras calmar o manejar las dificultades sensitivas.

Algo que dificulta su diagnóstico es que tiende a confundirse con las condiciones TDAH y el autismo.

Tratamiento para el trastorno del procesamiento sensorial

Una vez que tu hijo se le ha identificado que padece de este trastorno, debes buscar el mejor tratamiento y apoyo de una serie de profesionales. Por lo cual, te presentamos algunas opciones a considerar:

Terapia ocupacional

El terapista le ofrecerá al niño la integración sensorial, es decir, le enseñará los estímulos y experiencias de los sentidos, para que se sienta menos abrumado y pueda lidiar con las situaciones desafiantes para él. Aunque, existen varias técnicas, la más usada es la técnica del cepillado del cuerpo, que le ayuda al niño aprender ajustar ciertos estímulos sensoriales. Adicional a ello, se le indicará una dieta sensorial.

Este tipo de terapia pueden estar disponibles en los centros educativos o en la práctica privada.

Colegio

El trastorno del procesamiento sensorial no es reconocido como una discapacidad, por lo que no califica al pequeño para que reciba servicios de educación especial. Sin embargo, si tu como padre crees que, si lo requiere, la escuela puede realizar una evaluación para identificarlos como una dificultad para escolarizarlo y reciba un plan de estudios menos exigente.

Algo que debes tener presente que, aunque este trastorno no tiene cura, puedes ayudarle a tu pequeño a través de sus constantes terapias y tu paciencia a adaptarse y responder correctamente a los estímulos. Debes ser muy ingenioso y desarrollar habilidades mentales, emocionales y sociales, que te permitan buscar las alternativas para que tu hijo logre calmarse en las situaciones estresantes para él. Además, refuerza su autoestima y logra integrarlo poco a poco.

Leave a Reply