Otitis infantil

La otitis infantil es una afección que debe tratarse de inmediato. Puesto que, es una inflamación que puede afectar partes del oído y tener consecuencias negativas a largo plazo. Por consiguiente, es de vital importancia que conozcas sus síntomas causas y tratamientos.

Cómo detectar las clases de otitis infantil

Existen dos clases de otitis infantil, aunque son muy parecidas debes distinguirlas. De esta forma, sabrás como combatir esta enfermedad.

Otitis externa

Se define como la inflamación del canal del oído externo. Se detecta fácilmente, pues su principal síntoma es el dolor intenso de oído, que se incrementa al tocarse el lóbulo. También, duele al masticar, seguidamente, genera un leve picor. En algunos bebés puede generar náuseas, inapetencia y trastornos en el sueño.

Por lo general, es causada por los microorganismos que se encuentran en aguas de piscinas.

Otitis media

Consiste en la acumulación de moco en el oído medio, es decir, entre las trompas de Eustaquio y el tímpano. Esta clase de otitis produce dolor, enrojecimiento del tímpano y fiebre. Cabe destacar que, se manifiesta a menudo por la noche.

La otitis media en los infantes, se produce cuando la trompa de Eustaquio se bloquea. De esta forma, las bacterias se quedan atrapadas en el oído y se multiplican causando una infección.

Cómo tratar la otitis

El tratamiento para la otitis infantil dependerá de ciertos factores. En primer lugar, debes saber el tipo de otitis, luego la edad del niño, pues de esto dependerá el tratamiento.

  • Lo mejor es acudir a un médico, preferiblemente a su pediatra de confianza.
  • Si el dolor es muy fuerte y persistente, adminístrale un analgésico que ya le haya recomendado el pediatra previamente.
  • Debes seguir cada pauta del médico, puesto que, un buen tratamiento es fundamental para su mejora y prevención.
  • No coloques en el oído del niño ningún líquido sin antes consultarlo con el médico.
  • Colócale compresas de agua tibia en la oreja.

¿Qué hacer para prevenir la otitis en niños?

En vista de que esta enfermedad tan habitual puede ocasionar problemas mayores en el oído del infante, procura evitar que la padezca. Realizando lo siguiente:

  • Para la higiene de los oídos no uses hisopos, pues suelen taparlos. Por el contrario, usa gasas estériles, pero sólo en la parte exterior.
  • La lactancia materna protege al bebé de las infecciones, debido a esto, dale pecho mínimo hasta el primer año de vida.
  • Aliméntalo en un ángulo de 45 grados. De lo contrario, la leche puede pasar por la trompa de Eustaquio y generar la otitis.
  • Mantén una buena higiene nasal, así evitarás que se acumule secreción en el conducto auditivo.
  • Impide la entrada de agua en sus oídos. También, cuida que no le queden sustancias de jabón o champú.
  • Al bañarlo seca muy bien el lóbulo y de forma suave.
  • Si asiste a natación o permanecerá mucho tiempo en el agua colócale un tapón especial para evitar que le entre agua.
  • Aleja al niño de humos de tabaco.

Por lo tanto, con la prevención y tratamientos adecuados, podrás combatir la otitis infantil.

Leave a Reply