Cómo limpiar las lagañas a un bebé

En ocasiones bastará con limpiar suavemente con una gasita estéril empapada con suero fisiológico o agua limpia. Si están secas, haces bien en dejarlas un ratito en remojo con el suero y deslizar suavemente una gasa o toallita limpia.

Correcta higiene de los ojos de un bebé

Mientras tu pequeño fortalece su sistema respiratorio es muy común que presente secreción nasal y ocular. Esto sucede porque el canal que conecta la nariz con el ojo es corto y puede obstruirse. Por tal razón, es importante que sepas cómo limpiar las lagañas a un bebé y pongas en práctica estos consejos:

Ten a la mano un botiquín para niños

En este botiquín mantén suero fisiológico del que usas para limpiar la nariz de tu bebé, también te servirá agua fresca previamente hervida. Además, ten a la mano gasas estériles. Puedes utilizar también toallitas hipoalergénicas, sin olor y aptas para bebés.

Qué hacer

  • Aséate muy bien las manos con jabón y abundante agua.
  • Aplica unas gotas de suero fisiológico o agua en la zona ocular, cubriendo muy bien los parpados para que las legañas vayan ablandándose.
  • Espera unos segundos y frota suavemente con la gasa estéril o toallita sin hacer presión para no lastimar a tu pequeño.
  • Desplaza la toallita desde el lagrimal al extremo.
  • Repite la operación y verifica que no queden restos. ¡Listo!

Qué No hacer

  • No intentes retirar las lagañas con las maños y uñas sucias, podrían contener bacterias o gérmenes perjudiciales para la salud ocular de tu bebé.
  • Evita realizar la higiene en seco.
  • No utilices la misma gasa o toallita para ambos ojitos.
  • No sustituyas las gasas o toallitas con algodón ya que suelen dejar restos.
  • No utilices toallitas húmedas de higiene corporal para limpiar sus ojos, ya que contienen perfume y sustancias irritantes.

Recomendaciones generales al limpiar las lagañas a un bebé

Para mantener una buena salud ocular en un bebé, ten en cuenta:

  • Vigila diariamente la cantidad de secreción que presentan los ojitos de tu bebé.
  • Si notas que las lagañas son abundantes, amarillas o verdosas, los ojos están rojos y llorosos, acude inmediatamente al pediatra pues puede ser que padezca conjuntivitis.
  • En caso de conjuntivitis usa guantes y lávate muy bien las manos antes y después de la higiene ocular de tu pequeño.
  • Evita que el envase del suero este en contacto directo con las gasas usadas para evitar que se contamine.
  • No exponga a tu bebé a corrientes de aire directas.
  • Evita la automedicación.
  • Sigue muy bien las instrucciones del pediatra respecto al uso de colirios y antibióticos.

Sigue estos consejos y realiza una correcta higiene ocular de tu bebé. No olvides consultar al pediatra.

Leave a Reply